miércoles, 6 de octubre de 2010

La casa desnuda


Hoy fui a ayudar a mi madre con la mudanza. La casa estaba vacía y a la vez llena de gente. Había como tres tipos de la empresa que abrían los roperos y metían cosas en las cajas. Mamá sólo se tenía que ocupar de la ropa. Sacaba un salto de cama de un estante, lo ponía en una especie de armario portátil de madera y se sentaba a descansar. Se levantaba, guardaba tres camisones y jugaba un solitario. Yo pensaba que a los ochenta y cuatro años no se puede hacer una mudanza de otra manera.

miércoles, 15 de septiembre de 2010

Contenta de haber perdido

Durante el verano pasado terminé un libro de cuentos y, en marzo, lo presenté al XVII Premio Nacional de Narrativa “Narradores de la Banda Oriental”, uno de los más prestigiosos del Uruguay, con un jurado exigente. Muchos de los cuentos surgieron de los textos del taller de escritura que publico aquí.